LA JOYERÍA TAMBIÉN ES COSA DE HOMBRES

Es posible que si escuchas la palabra “joyería” se te venga a la mente un concepto ciertamente ostentoso o enfocado al sector femenino… ¡Te equivocas!

Tampoco tenemos que encuadrar el término al mundo relojes, porque estos son solo una parte de la familia. Hablemos del sentido más amplio de la palabra, hago referencia a aquellos pequeños detalles que pueden acompañar a tus looks. Las cadenas, pulseras y anillos son tendencia;

Si ya las llevas estás de enhorabuena, si no es así, vamos a ver unos tips para que empieces a lucirlas de una manera sutil. Tú decides el cómo hacerlo.

Hablemos de mis favoritas: las pulseras. Las variantes de este accesorio que tenemos en el mercado son muchísimas. Las encontramos en cuero, trenzadas o lisas, de cuentas, en metales, con hilos de colores… Tantos modelos como estilos puedas imaginar. Dior, Hermès o Vuitton, son algunos de los diseñadores que apuestan por este tipo de accesorio en sus colecciones cada temporada.

 

EN CUERO

La elección más formal y clásica de este accesorio. Da igual el color o el diseño, lisa, combinada en colores o trenzada… Sea cual sea el modelo por el que te decantes, tienes que saber que es una opción perfecta tanto para un traje como para unos chinos y unas deportivas blancas. Ve probando y, si te atreves, combina pulseras que tengan diseños diferentes.

 

DE CUENTAS

En muchos casos esta opción está realizada en piedras naturales y en minerales, encontrando en ellas el significado de amuleto. Suelen ser más desenfadadas y divertidas, pudiendo conseguir un efecto bastante visual si eres capaz de combinar varias de ellas.

 

EN METALES

Probablemente sea el que más resalte en la muñeca, siendo el más parecido a la joyería convencional. Las pulseras en metales son mis favoritas y, prácticamente, las únicas que yo utilizo. Empieza combinándolas en un solo metal, y si te atreves, lánzate a mezclar las diferentes tonalidades en un mismo look.

Dicen que lo primero que hay que regalar a un hombre es un buen reloj, pero no es cierto. Bueno, sí que lo es, pero antes que el reloj viene la pulsera, solemos recibirlas antes.

Como estoy convencido de que el reloj ya lo tienes, combina tu pulsera con él y da un paso más.

 

Creo que hemos tenido una primera aproximación al mundo joyas y a su inclusión en nuestros looks diarios. Otro día te hablaré del resto de elementos: colgantes y collares, anillos, gemelos… Este mundo, más que mundo, es todo un universo de posibilidades.
De momento experimenta con estas, que no son pocas 😉

¡Nos vemos muy pronto!

6 162
admin

Deja tu comentario.