imagen 1

Crea tu propio jardín en casa con estas fáciles ideas

El café recién hecho nos espera, tranquilo, en la encimera. Parece que el tiempo se ha frenado en seco y, sin embargo, hay algo que no se ha detenido en el camino: la primavera que, un año más, ha querido venir a hacer florecer nuestros balcones, a darnos más horas de luz y, por tanto, a darle alegría a las hormonas encargadas de favorecer un estado de ánimo más positivo.

Aprovecha estos días que tenemos que estar en casa para subir bien las persianas y dejarnos inspirar por todo lo bueno que nos infunde la primavera… ¡Y permanece atento a la actividad que te proponemos y que sin duda será tan satisfactoria como entretenida!

Te damos una pista: te va a encantar… ¡Y vas a querer enseñarle el proceso y el resultado a más de un contacto de WhatsApp por videollamada!

¡Crear nuestro pequeño jardín en casa!

No hace falta ser un apasionado de la jardinería para dejarse seducir por la magia de la botánica. Hay algunas plantas que crecen tan rápido que incluso es posible percibir la evolución de su crecimiento de un día para otro. Te proponemos algunas ideas para que puedas ir haciéndote con un pequeño jardín. Tener plantas en casa no solo darán vida a tu salón, lavadero o cocina, sino que te aportarán felicidad, energía, positividad, paz y armonía. ¡Dentro ideas!

Viaje a la infancia. Germinación de lentejas

imagen 1

¿Qué necesitas?

  • Recipiente bonito.
  • Algodón.
  • Pulverizador de agua.
  • Lentejas

Es posible que recuerdes haber hecho este experimento en el colegio. Viaja a tu infancia y hazte con un recipiente que se convertirá en la casa de tus brotes de lentejas. Éste puede ser de cristal, barro o de plástico. ¿Lo ideal? Que sea como sea, te guste mucho para que te haga muy feliz ver el resultado final.

Desmenuza con los dedos un poco de algodón y colócalo en la vasija. Con un pulverizador rocía el algodón y espolvorea un puñado de lentejas. Asegúrate de que las lentejas están en contacto con el algodón y si es necesario presiónalas suavemente contra él. Espera de 2 a 3 días… ¡Y la germinación sucederá! Recuerda seguir pulverizando agua cuando consideres que es necesario de forma que el algodón permanezca siempre húmedo. ¡Recuerda colocar el recipiente en el lugar más luminoso de la casa!

¿No te parece una gozada ver la plantita de las lentejas crecer?

Aguacatero en casa

imagen 2

¿Qué necesitas?

  • Vaso de cristal.
  • Agua
  • Tres palillos.
  • Hueso de un aguacate.
  • Maceta
  • Tierra

Si te decimos que vayas preparando los nachos porque el guacamole va a estar en breve sería un mensaje demasiado optimista por nuestra parte pero, ¡nada es imposible!

Toma el hueso del aguacate que has desayunado esta mañana y clava cuidadosamente tres palitos de forma que pueda sostenerse sobre un vaso de agua sin sumergirse en su totalidad. Lo recomendable es que aproximadamente solo el tercio inferior del hueso esté en contacto con el agua. Coloca el vaso en un lugar que reciba luz del sol indirecta. Asegúrate de ir cambiando el agua cada vez que veas que esta se enturbia.

Tras unas semanas te sorprenderá ver cómo las raíces comienzan a abrirse paso por el agua y un tallo brota de la parte superior del hueso. En el momento en que el tallo alcance unos 15 centímetros, ese será el momento de cortarlo por la mitad para que la planta continúe creciendo con mayor vitalidad. Cuando nuevamente el tallo alcance 15 centímetros y observes que las raíces estén más fuertes, puedes colocarlo en un lugar de la casa en el que reciba mayor luz. Para que algún día tu plantita dé aguacates y puedas comértelos con unos nachos, ¡no te olvides de trasplantarlo en una maceta con tierra cuando salgan las primeras hojas! Plántalo con cuidado y deja el tercio superior al descubierto. Recuerda que si las hojas empiezan a amarillear es por exceso de riego. Dale un respiro y déjala unos días sin regar. La tierra de la maceta ha de estar húmeda pero nunca inundada.

¡Ya nos contarás cuando hagas la recolecta!

Propagación de suculentas

imagen 3

¿Qué necesitas?

  • Hojitas de suculenta.
  • Maceta
  • Tierra
  • Pulverizador de agua.

Si ya tienes alguna que otra maceta en casa no es de extrañar que en alguna de ellas haya alguna suculenta. Estas plantas crasas o carnosas tienen la particularidad de que no necesitan apenas agua para sobrevivir. ¡Son duras como las rocas! Además, suelen tener muchos fans porque su propagación es muy rápida y agradecida. Si ya tienes una planta suculenta en casa o has observado que alguna vez se ha caído en tu terraza una hoja de la planta del vecino, ¡te contamos cómo multiplicarlas!

Si ya tienes una maceta con este tipo de planta, retuerce cuidadosamente una a una algunas de las hojas para que se desprendan del tallo. Deja las hojitas que has arrancado en algún lugar seco (una baldosa o un plato) y espera a que cicatrice. A continuación, colócala sobre la tierra húmeda de una maceta, ¡y en muy pocos días observarás cómo nace el baby succulent! Ni siquiera tienes que enterrar la hojita en la tierra, será suficiente con colocarla sobre la tierra. Un lugar sin sol directo será su favorito. Recuerda regar la tierra con un pulverizador una vez a la semana para mantener siempre la tierra ligeramente húmeda.

¡En menos de un mes tus mini suculentas estarán como en la foto!

Rebrotando zanahorias

imagen 4

Fuente: Pot CL.

¿Qué necesitas?

  • Recipiente bajo.
  • Agua
  • Zanahorias
  • Cuchillo

Las zanahorias no solo son ricas en fósforo y potasio, sino que es un vigorizante extraordinario para mentes cansadas. Fortalecen nuestras uñas, ofrecen brillo a nuestro cabello y nos dotan de vitamina C, E, K, un sinfín de minerales y fibra. ¿De verdad necesitamos más motivos para querer tener siempre en nuestra nevera? ¡Pues ahora las puedes cultivar!

Haz un corte un poco mayor de lo que lo harías si fueras a pelarlas con normalidad, de forma que te quedes con la parte de arriba de la zanahoria, unos cinco centímetros aproximadamente. Con el tiempo verás que tienen más facilidad para rebrotar aquellas que tienen la parte superior más verdosa, por ser más frescas.

Coloca las zanahorias que has cortado sobre el recipiente con agua y colócalo junto a la ventana, en un lugar que reciba luz directa. Asegúrate de que siempre tienen agua. Pasados unos días observarás cómo germinan y en pocas semanas aparecerán raíces. Será en ese momento cuando podrás trasplantarlos a una maceta con tierra. ¡No olvides seguir colocando la maceta en un lugar con luz solar directa! Las zanahorias que obtendrás en tu cultivo serán pequeñas al desarrollar su crecimiento en maceta, pero sin duda, ¡serán las grandes protagonistas de tus ensaladas!

Cultiva tus ajos

ajos web

¿Qué necesitas?

  • Maceta amplia.
  • Tierra
  • Ajos
  • Agua

Todos hemos soñado alguna vez con tener nuestro propio huerto en casa, pero disponer de nuestros propios ajos cada vez que hagamos un sofrito, queramos hacernos una tostada con pan, tomate y aceite o queramos hacer nuestro propio alioli, ¡debe ser simplemente genial!

Sin embargo, antes de disfrutar de él en la comida, también podemos disfrutar viéndole germinar y crecer. Para ello, selecciona de tu cocina las cabezas de ajos que presenten mejor cara, estén más frescos y tengan menos imperfecciones.

Entierra los ajos en la maceta hacia arriba (los ajos no dejan de ser bulbos), dejando cierta separación entre ellos y permitiendo que solo asome la punta de los mismos. A continuación, pulveriza con agua la tierra sin humedecer excesivamente los ojos y sitúa la maceta en un lugar donde reciba mucho Sol. Si eres constante y riegas tu maceta por la mañana y por la noche, ¡en una semana comenzarás a ver los resultados!

¿Qué idea te ha gustado más? ¿Cuál vas a poner en marcha?

¡Dales luz a tus plantas y ellas te la darán a ti!

1 640
Vialia

1 Comment

  1. Hola. Creo que es un post muy interesante. Especialmente debido a la situación de confinamiento que estamos viviendo a nivel global debido a la pandemia provocada por el coronavirus (COVID-19). Somos muchas la personas (niños y adultos) que pasamos todo el día en casa y llega un momento en el que las ideas para mantenernos ocupados empiezan a desaparecer. Por ello esta idea puede resultar muy interesante para dedicar algunas horas del dia a crear nuestro propio huerto, ya sea en una terraza, patio, huerto o incluso en un balcón

Deja tu comentario.